TORTURANDO A LA GALLETA

Como recordaréis Alejandra se llevó la galleta al colegio el día de la prueba. Del colegio volvió bien y, por lo que parece, causó bastante alboroto. Sin embargo, después Alejandra y Nelvis se fueron de compras y llegaron por la noche … Cuando yo llegué a casa me encontré con que la galleta había perdido un pequeño cachito. Por lo visto Alejandra se puso a juguetear distraidamente con ella y un trocito se separó. ¡Qué pena!

De todos modos ya yo me había hecho a la idea de que cuando volviese la galleta la iba a someter a diferentes pruebas de estrés, así que un par de días después me puse a hacer pruebas y me la cargué definitivamente. Ahora la galleta está así:

Bueno, las tensiones que se me ocurre que debe soportar la galleta sin romperse son la flexión, la tracción y la compresión. Vamos por partes:

Cuando sometemos la galleta a flexión, ésta se parte con mucha facilidad. Es necesario corregir esta deficiencia de alguna manera para que el collar sea mínimamente utilizable.

Al someter a la galleta a fuerzas de tracción pasa lo mismo que con la flexión. La galleta se parte con suma facilidad.

Sin embargo, al someterla a presión muestra una importante resistencia.

Conclusiones: Hay que diseñar un sistema que minimice la tendencia de nuestra galleta a fragmentarse al ser sometida a fuerzas de tracción o de flexión. Así que bueno … ¡A pensar se ha dicho!

Chao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s