SINCERO

https://i2.wp.com/www.academiaflorencia.com/wp-content/uploads/2010/04/David-di-Michelangelo.jpg

Existe cierta polémica respecto al origen de la palabra sincero. Hay varias versiones al respecto, unas más académicas y otras cercanas a la leyenda …

A estas últimas pertenece la idea de que “sincero” proviene de la práctica de los escultores de tapar los desperfectos de sus esculturas con cera, o con una mezcla de cera y de polvo de piedra, lo que convertía a las estatuas que no utilizaban este artificio en esculturas sinceras, es decir, que no utilizaban estratagemas para tapar lo que no se acercaba a la perfección.

Otra versión reza que el origen de la palabra proviene de la antigua costumbre romana de mezclar la miel con cera, siendo la más pura la que no utilizaba cera, es decir la miel “sincera”.

La versión más seria sería la que se basa en la raíz latina de la palabra. Si queréis un estudio detallado, podéis visitar ésta página donde viene todo muy bien explicado pero, en resumen, sincero provendría de un formante sem-/sim-/sin- (que significa único) y de la raíz del verbo cresco, que significa crecer. Es decir, sincero vendría a ser lo que ha crecido de una única fuente y no ha tenido mezcla.

Sea como fuere, cuando uno piensa en alguien sincero, piensa en alguien que siempre dice la verdad …

la foto(1)

pero atendiendo a la etimología de esta palabra y a la historia de los escultores tramposos, sincero sería no tanto el que dice la verdad, sino el que se muestra a los demás con sus imperfecciones al aire, expuestas para que todos las vean.

https://i0.wp.com/seryhumano.com/web/wp-content/uploads/2012/11/sinceridad-1.jpg

Una persona sincera sería entonces no tanto alguien que no puede o no quiere mentir, sino que no utiliza subterfugios para parecer lo que no es. Supongo que eso no significa que ser sincero sea mostrar lo peor de nosotros mismos, sino que aceptamos nuestras diferencias con naturalidad y las exponemos con la confianza de que pudieran resultar útiles para los otros. Ser sincero es aceptar que no me correspondo con un estándar supuestamente insuperable, magnífico, y en lugar de ocultar esta no correspondencia con el estándar, busco y encuentro la manera en que mi no correspondencia pueda ser productiva para los demás, y, por lo tanto, también para mí.

¿Tú que crees?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s