EL SEXO Y SUS CONSECUENCIAS: BIOLÓGICAS, FILOSÓFICAS Y GNOSTICAS

Puede parecer que estoy desesperado por escalar posiciones en el buscador de google a base de meter la palabra sexo en el título de todos mis últimos posts … pero juro que no es por eso. Simplemente, en estos días he pensado mucho en la cuestión, pero no en la práctica, no seáis malpensados, sino en lo que de fondo tiene el sexo, qué significa en realidad más allá del puro instinto y … y bueno, en otras cuestiones similares …

https://i2.wp.com/chistesgeeks.com/wp-content/uploads/2009/09/lifestreambloogerssex.jpeg

El caso es que el último artículo que he leído habla también sobre el tema. En él se explica que los seres unicelulares no siempre fueron sexuales. De hecho, algunos todavía no son sexuales. Estos seres no sexuales se reproducen por mitosis. Esto quiere decir que crecen cuando las circunstancias del medio en el que viven son favorables y, en un momento dado, se dividen y dan lugar a dos seres completamente iguales. En el otro tipo de reproducción celular que existe, que sí es sexual y se llama reproducción por meiosis, el resultado es un ser diferente del padre y de la madre, que tiene tanto material genético de un progenitor como del otro pero que es diferente de ambos. Esta diferencia de los progenitores permite a la especie progresar en su adaptación al medio, hasta el punto de que muchos seres pluricelulares cuya reproducción se produce por meiosis han desarrollado capacidades para manipular el medio en el que viven y adaptarlo a su voluntad …

Fuerza de voluntad

Lo que me ha llamado la atención del artículo es que en él se explica que al aparecer los seres sexuados, apareció también la muerte programada. Es decir: los seres que se reproducen por mitosis “saben” que van a morir, pero no cuándo. Su muerte está definida por las circunstancias externas. Sin embargo, los seres sexuales, que se reproducen por meiosis, saben más o menos cuándo van a morir, porque dentro de su código genético se encuentra una “fecha de caducidad”. Dicho de otra manera … el envejecer hasta la muerte es una consecuencia del  sexo, o al menos está inextricablemente ligado a él.

https://i1.wp.com/proscritosblog.com/wp-content/uploads/2009/07/El-Beso-de-la-Muerte_1z6yrr7.jpg

Por otro lado, parece que el comportamiento de los seres mitóticos, los no sexuales, está completamente determinado por el ambiente (digamos que unos individuos controlan a los otros si empieza a descontrolarse el crecimiento, de tal forma que el ser que componen entre todos estos seres unicelulares crece en comunión con el medioambiente. En el caso de los seres sexuales, en cambio, el medioambiente no es un factor que limita el crecimiento, o, al menos, no lo es de una forma, digamos “consciente”. El ser que componen entre todos los seres meióticos se seguirá reproduciendo a pesar de que las señales recogidas del medioambiente indiquen que los recursos escasean. Eso no ocurriría con los seres mitóticos, tal vez porque éstos no tienen “de fábrica” esa urgencia de saber que algún día han de morir … Pero, ahora que ya sabéis lo mismo que yo del asunto, os pregunto: ¿Qué es una “entidad” que se aprovecha de un entorno hasta agotar todos los recursos de éste? ¿Un parásito? ¿Un parasitoide? ¿Una plaga? Pues no. Creo que la definición más exacta que podríamos encontrar sería la de cáncer. Un parásito se aprovecha de su huesped, pero trata de que no muera, pues ese sería también su fin. Un parasitoide puede matar a su huesped, pero en este caso la finalidad del huesped es servir de “hogar” a las larvas del parásito, con lo que el hecho de que el huesped muera o no deja de tener importancia para el parásito. El bicho de Alien, el octavo pasajero, por ejemplo, era un parasitoide … Pero en el caso de un cáncer no existen parásito y huesped. Simplemente ocurre que una parte de una colonia de “individuos” comienza a multiplicarse y a extenderse, hasta que la proliferación exagerada causa la muerte del entorno y, por tanto, de la colonia cancerígena. Para los “individuos” cancerígenos, al contrario de lo que ocurre con los parásitos y parasitoides, la muerte del entorno no tiene finalidad alguna … Simplemente estos “individuos” crecen y crecen tomados por lo que podría considerarse una especie de locura, sin sentido biológico alguno ni finalidad aparente … Es como si estos “individuos” hubieran perdido la conciencia de ser parte de algo más grande …

http://poblacionequipo5.files.wordpress.com/2012/11/superpoblacion1.jpg

Obviamente, los paralelismos entre el comportamiento de las células cancerígenas en el cuerpo de una persona y el comportamiento de los seres humanos en el planeta Tierra son evidentes. De algún modo hemos perdido la conciencia de pertenecer a una entidad superior, me parece a mi. Llamadla dios, madre tierra, gaia, aum o como queráis … Simplemente no está. Y al perder esta conciencia hemos desarrollado un comportamiento psicótico que nos conduce a satisfacer más y más nuestra voluntad pero … esa voluntad es la de dar curso a nuestros deseos sin considerar qué daño puede provocar esta actitud a la … ehh … nombrémosla matriz, que nos acoge.

Y todo empezó con el sexo. Con la aparición de éste se forjó la posibilidad, antes  no contemplada, de que los individuos de una colonia evolucionaran hasta adquirir la capacidad de alterar a su favor las condiciones del ambiente pero también se perdió la conciencia de los individuos de la colonia de que había que preservar el crecimiento de ésta a las condiciones y supervivencia del medio … El sexo otorgó a los individuos el poder de controlar el medio pero, a cambio, puso una caducidad a esos mismos individuos. Probablemente las sucesivas generaciones de individuos de la colonia fueron, paulatinamente, perdiendo la conciencia de pertenecer a un entorno superior y se llegó a un punto en el que esos mismos individuos de gran poder, que eran conscientes de que su fin estaba “próximo”, dedicaron toda su capacidad a satisfacer su … voluntad más inconsciente, que al cabo consistió en  complacer sus pulsiones más básicas: 1. alcanzar la eternidad que no le ha sido dada de forma natural y así vencer a la muerte (pulsión de muerte) y 2. satisfacer su deseo sexual (pulsión sexual). Así, nuestra conclusión es similar a las de Freud.

https://i2.wp.com/blogsdelagente.com/patagoniko73/files/freud6.jpg

En el ser humano, el descendiente con mayor poder de esta forma reproductiva, al final son estas dos pulsiones las que determinan el comportamiento en su viaje hacia la muerte y, tal y como sostiene Jung, la única solución para el hombre es tomar conciencia de que no está aislado y sólo, no es un individuo sin finalidad alguna … Pertenece a algo, un entorno o una conciencia superior, llamadla aum, gaia, madre tierra o, simplemente, dios.

https://i2.wp.com/31.media.tumblr.com/tumblr_l1qetzJRNp1qar9i7o1_400.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s