IDIOTA

Todos sabemos lo que es un idiota …

… de manera intuitiva y tal … pero resulta que el significado de la palabra idiota no ha sido siempre el que le damos actualmente. Antes, en la época clásica, en Grecia (Como siempre, para un análisis detallado os remito a quien sabe más que yo: clicad aquí), idiota no se refería a aquel que carece de inteligencia, sino a quien anteponía los asuntos personales a los públicos.

La palabra idiota viene del griego idiotes. La raíz idio significa propio. Es la misma raíz que se usa para formar las palabras idioma (la lengua que es propia a una región) o idiosincracia (la forma de ser propia de un pueblo) Idiota es, entonces, aquel individuo que antepone lo propio, lo que le atañe sólo a él, a lo que es preocupación de la colectividad.

Muy bien, pues, sabido esto, debo decir que soy un idiota …

invento encendido

… porque mentiría si dijera que me conmueve lo que atañe a la colectividad. No logro motivarme con los asuntos sociales. A pesar de que comprendo su importancia y la necesidad de que todos tomemos parte activa como ciudadanos, pasar del entendimiento a la acción no me resulta fácil.

Ahora bien … tampoco sería justo decir que no me implico en lo social en absoluto porque, al final, y aunque la motivación es una cuestión absolutamente egoísta, resulta que en campos sociales como, por ejemplo, la sostenibilidad de nuestro medio ambiente, con mi actitud ahorrativa (y tacaña si queréis), sí que estoy llevando a cabo acciones, incluso acciones valiosas, que van más allá de la protesta y resultan una propuesta real de solución del verdadero problema. Un par de ejemplos: uno,  dos, tres, cuatro

Al final, yo creo que todo movimiento social verdadero resulta de un interés personal, propio. De un egoísmo inicial se desarrolla una colectividad de posturas egoístas que dan lugar a un interés colectivo. Si no es así, ¿qué es entonces eso que llamamos interés social? ¿Qué fuerza puede tener ese interés si no parte del interés propio de cada uno de los individuos que lo componen?

En los últimos años he oído a voces autorizadas apostar por este tipo de actitudes, que no dejan de ser egoístas pero, constituyen lo que se ha dado en llamar el egoísmo bueno.

Aunque el tema, como os podéis imaginar, siempre ha estado ahí …

Así que ya sabéis, la próxima vez que os llamen idiotas, a lo mejor os están echando un piropo …

Chao.

AHORRAR DINERO EN LA LUZ Y EN LA FACTURA DEL ADSL (II)

Hola.

Siguiendo con mi plan de ahorrar dinero en la carga del portátil y de utilizar sólo conexiones a internet públicas, hoy estoy probando la biblioteca conocida popularmente como “Casa de la cultura”, que en realidad se llama Biblioteca pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife.

contenido12899

Esta biblioteca a mi me mola mucho, porque me unen fuertes lazos sentimentales a ella … Mi hija Alejandra …

colors_slot11

… je, je … ya te vemos … Se ha pasado media infancia aquí. Primero lanzando los libros por encima de su cabeza y gritando a todo pulmón en los sábados de teatro para niños y luego, ya un poco más mayor, buscando películas, sacando los libros de Harry Potter (lo juro, lo juro sobre la tumba de Cristo que hemos leído la colección entera de Harry Potter sacando los libros de esta biblioteca. Todos excepto el tercero, que nos regalaron, y el séptimo que compré yo nada más lo publicaron porque no me podía aguantar) y últimamente abriendo un poco sus gustos a nuevos autores …

Supéralo niñato …

Además, la biblioteca está prácticamente dentro del maravilloso Parque de la Granja …

PARQUEDELAGRANJAINF

… y eso mola muchísimo.

En cuanto a las cuestiones prácticas, la conexión a internet está muy bien, suele haber puestos libres y enchufes para cargar el portátil, y los puestos son más o menos cómodos. La biblioteca no me queda muy lejos de casa pero el camino de regreso es cuesta arriba. Luego está muy bien la parte de los cómics que es  muy acogedora (mejor que la del TEA) y donde siempre es un placer echar un vistazo a las novedades. Lo peor, tal vez, es que hay menos puestos que en el TEA y en épocas de exámenes debe ser difícil conseguir sitio, creo … y que hay poca intimidad pero vaya … para tener intimidad me quedo en casa y lo pago … digo yo.

Chao.

APROVECHAR EL AGUA QUE SOBRA AL FREGAR LA LOZA

Hace algunos años mi padre hizo una obra más o menos grande en su casa para intentar aprovechar el agua que sobraba de las actividades de limpieza, en su caso la que sobraba después de usar la lavadora: instaló un depósito al que iba el agua (sucia) con el jabón resultante de haber lavado la ropa. Desde ahí esta agua sucia iba a la cisterna del wáter. La idea era fantástica pero … no funcionó. El problema fue que el agua de la cisterna olía muy mal.

https://i0.wp.com/www.kuder.es/wp-content/uploads/2007/01/mal_olor_h.jpg

¡Qué pena! Sin embargo yo, en los últimos días y por pura casualidad, gracias a las nuevas costumbres a las que me enfrento en la casita, he descubierto una forma de aprovechar el agua que sobra al fregar la loza.

Bueno Germán, a mi tampoco pero … ya que hay que hacerlo mejor será hacerlo de buen rollo … ¡digo yo!

Parece que no la he convencido …  El método consiste en separar la losa que está sucia con grasa o productos grasientos de la que sólo está sucia con sustancias que se disuelven en agua, como puede ser por ejemplo, el yogur (Que es lo que estoy fregando yo en la casita) En este segundo caso no hace falta utilizar jabón, ya que el agua disuelve toda la suciedad. Lo único que hay que hacer es enjuagar bien la losa y luego secarla. Ya está. El agua que sobra la utilizo para regar las plantas.

Esta nueva costumbre podría parecer sucia pero no lo es en absoluto. El jabón no es más que una grasa modificada que sirve para atrapar la suciedad de tipo graso y permitir que el agua la arrastre lejos de lo que quiera que estemos limpiando. El jabón con la suciedad de tipo no graso no hace nada de nada … todo lo hace el agua … Si no estáis convencidos podéis echarle un vistazo a este video …

Además, esa agua que sobra y que utilizo para regar está enriquecida con restos de alimentos que seguro que van a hacerle bien a las plantas, ya que no hay aceites ni productos químicos ni nada de eso …

Chao

DIY: HAZ UN BOLSO CON SALVAMANTELES EN DIEZ MINUTOS

Uno de los post que más busca la gente en Pollito&Co es éste. En él se explica cómo se puede hacer un bolso con un salvamantel individual. A mi la idea siempre me gustó pero la que no me hace mucha gracia es coser … Coser es difícil … Por eso me he decidido a confeccionar mi propio proyecto diy para fabricar un bolso con un par de salvamanteles individuales. Si tenéis los materiales a mano tardaréis diez minutos en hacer este bolso, son relativamente fáciles de encontrar, lo más probable es que lo tengáis todo en casa … Son estos:

1. tornillos:

la foto(17)

2. maderas como éstas:

la foto(18)

3. dos salvamanteles, mejor si son como éstos, de cintas que se entrecruzan:

la foto(19)

4. Una cinta:

la foto(22)

5. Una moneda. Yo voy a usar ésta, de tres pesos, que estaba por ahí, olvidada de cuando fuimos a Cuba el verano antepasado …

la foto(29)

6. Y otras basurillas que seguro que las tenéis en casa a mano …

… como barritas de silicona, un listón de madera no muy ancho, moldes de silicona, aguja e hilo … creo que está todo.

Vamos a empezar. Lo primero es rellenar un molde con la silicona caliente …

No mujer, esta vez vamos a usar una pistola de silicona que es más limpito …

Vamos a necesitar tres piezas …

la foto(21)

Mientras se enfrían, atornillad los salvamanteles a las maderas …

Ahora hay que coser los dos salvamanteles … También se puede hacer previamente y, ahora que lo pienso. hubiera sido mejor …

images

Bueno … Sí, la verdad es que sí … Pero bueno, ¿Por dónde íbamos? ¡Ah! sí, ¡Atención! Usad los agujeros de los salvamanteles, no hace falta hacer nuevos agujeros.

la foto(20)

Como ya se habrán enfriado las piezas de silicona, sacadlas …

la foto(23)

y hacedles a todas una ranura con un cuchillito …

la foto(24)

Vamos a hacer la sujeción de la cinta a los laterales: Coged dos de las piezas de silicona e introducidles la cinta en la ranura que habíamos hecho …

la foto(25)

Luego atornilladlo todo a las maderas laterales. Aseguraros de atornillar madera, pieza de silicona, cinta y el resto de la pieza de silicona …

la foto(26)

Así queda por dentro …

la foto(27)

La otra pieza de silicona atornilladla a la parte de delante del bolso …

la foto(33)

Luego atornillad el listón pequeño a la “tapa” del bolso …

la foto(30)

Ahora, a la moneda hacedle dos agujeros con un taladro. Será muy fácil, no os preocupéis, sólo tenéis que aseguraros de tener la moneda bien sujeta con un sargento o un torno, y de utilizar una broca para metal …

la foto(31)

Vale, ahora atornillad la moneda al listoncillo …

la foto(32)

¡Y ya está! La moneda se introduce en la ranura de la pieza de silicona que está en la parte delantera del bolso para que éste quede cerrado …

la foto(34)

Para finalizar, tapad las cabezas de los tornillos que quedan a la vista con una gota de silicona caliente. Cuando se enfríe quedará así:

la foto(28)

¡Y ya está! Rápido, bonito y barato … Echadle un ojo a ver qué os parece …

la foto(36)

la foto(35)

Las fotos que saca mi móvil son un desastre pero vaya … por lo menos puedo sacar fotos.

Chao.

PD: Esperad que Nelvis a acudido a rescatarme con su súper móvil …

20140301_224254

LA TORTUGA

LA TORTUGA

Para Jota

https://i2.wp.com/farm3.staticflickr.com/2521/4042595991_e621acbd15_b.jpg

Ojo en el ojo puesto, sentado sobre la piedra, en derredor de su pie bien pudiera crecer la hiedra. Erguido todo él como un junco de brillante verdor, mudos son los hermanos a su alrededor. Mira a uno y a otro, analiza, repiensa, no aparta la mirada, de mácula tan densa, y es su juicio sombrío una callada hoz y, tras tanta afonía, es un trueno su voz: ¿Quién traerá alimento, quién, a este valle tomado por un cruel estío? ¿Quién llevará en sus fauces la hierba fresca, la vid regada de rocío, quién tiene en su pecho no pavor, sí bravura? ¿Quién ha de entregarse superando su miedo, saltando por sobre de su altura? ¿Serás tú, Perro, que en la noche curada rasgar puedes el manto de la esfera estrellada con tu inmenso gañido? Sí, padre. ¿Serás tú, Gata parda, que en honores sin treta con tu lomo de junco sobre el aire caminas en absurda pirueta y es tu audacia bramido? Sí, padre. ¿Serás tú, Liebre, que en figura de sombra que confunde y enreda al que mira embelesa mientras hace vereda y no presta al que sueña su mano ni su oído? Sí, padre. ¿Serás tú …? Mirada larga, y trago amargo, flota y se espesa un ambiente huraño … y largo cuello en expectativa que llena tiempos sobre los años, más escuchar del juez quisiera tal vez cariño, palmada nueva cual nuevo guiño … más nada halla …

Procura no molestar a tus hermanos, Tortuga. Sí, padre, dice, y el pensamiento que al aire sube al timón vuela en gloriosa hazaña misteriosa de nube, y en vuelo es sueño, y en sueño anhelo, y en anhelo deseo, y en deseo fracaso su partir abrumado sobre las dunas en la hora pesarosa del ocaso. Si el silencio ahogara ese momento terrible no sería tan hondo su penar intangible, mas la risa es aliño de su profundo dolor, carcajada grotesca, más que risa es horror. Ay Tortuga, Tortuga … ahogada en un mar de arena, tus hermanos se ríen de tu torpe trotar. ¡Qué trotar!, arrastrase, retorcerse, avanzar como un año es a un mes, como un mes a una semana, como una semana a un día, como al éxito es su esperanza vacía, tan hueca como vana … ¡Corre Tortuga, corre! – Dice el perro, su hermano, con la lengua colgando cual si fuera en un plano, y brinca el perro, y corre, y aúlla el perro, y corre, y ladra el perro, y corre, y tras él corre el viento, ¡alcanzarlo no puede y se vuelve a una torre! Resuena en el caparazón un hondo suspirar: ¡Ay Dios mio!, ¡Dios mío!, ¿Por qué hiciste mis patas que no saben andar?, ¿Por qué no como al perro me armaste en tu taller, para darme el regalo tan dulce del correr? ¡Corre Tortuga, vamos!, ¡Date prisa! – Bufa la gata parda, su hermana, y; altiva la cabeza en retumbante mohín de desgana, la mirada furtiva y las pestañas caídas cual sobre el jardín cuelga el oloroso jazmín, su sonrosado morro arruga en taciturna reprimenda sutil. Y otro suspiro triste que en su pecho no cabe:¡Ay Dios mio!, ¡Dios mío!, ¿Por qué hiciste mi cuerpo que caminar no sabe?, ¿Por qué no como al gato me armaste en tu taller, para darme el regalo tan dulce del correr? ¡Venga Tortuga, venga, que te quedas atrás! – Dice la liebre, su hermana, apartando de sus ojos las orejas saltonas con jolgorio y jarana, y su pata rosada sobre Tortuga posa en su caparazón que pesa cual si fuera de hierro, cual si fuera de losa … Nuevamente suspira, ¡Tortuga inconsolable!, los sudores resbalan por su cara de alambre: ¡Ay Dios mio!, ¡Dios mío!, ¿Por qué hiciste mis patas que de andar tienen hambre?, ¿Por qué no cual la liebre me armaste en tu taller, para darme el regalo tan dulce del correr?

Perro, Gata, aún la Liebre, sólo son sombras ya, casi no se las ve … ¡tan lejos están!, allá, allá … cual vapor es su imagen al filo de esa línea que horizonte Tortuga ha escuchado llamar. Sola está la Tortuga, sola su peso muerto … solas sus patas, sola tristeza sola que es un viejo penar. ¡Ay Dios malo, ay mi Dios! Cómo puedo quererte en tu casa de acierto, si me has hecho Tortuga de feroz desconcierto … Ay Dios mio, ay Dios bueno, que ni aún tú me querrás, pues ni rezarte puedo porque no puedo más. Ay Dios mio, Dios ¿Has muerto?, empujarme debieras por un desfiladero ¡pero no lo hay aquí, Oh desgracia funesta! ¡Oh!, ¡Qué feliz fuera de haberlo!, ¡que lisonjero! Mas ni caída, ni grieta, ni precipicio, ni hoyo, ni agujero, ni surco, ni vacío, ni vano hay por el que despeñar, ¡Morir es mi deseo!, ¡Envíame a la muerte que ese es mi soñar!, ¡Para nada te sirvo, no soy mas que un estorbo, una ruina fatal … Lo mejor fuera ahora escribir mi final … ¿Quién sabe las razones de Dios?, acaso sólo Él sabe, lo cierto es que pasaron los días, y las noches, y el viento como un manto sobre su ánimo incierto y, como es su costumbre, no por muy esperada, la muerte tan llamada una vez fue invitada decidió declinar. Qué chistosa, qué gran humorista es, qué dichoso el capricho de esa loca de atar …

Así hiciéronse las patas de la Tortuga herida, pues daño era lo único en su piel malherida, se volvieron de piedra sus labios de Tortuga, y en su cara no hubo otra cosa que arruga y marca del esfuerzo por no desesperar. Sí. De este mundo borrado en bulla del callar, esfumado en vapores de su triste vagar, un día fue su espíritu, sin alivio ni asiento, y no quedó más fuerza, ni recuerdo, ni angustia, ni memoria, ni oprobio, ni suspiro, ni aliento … ¡Ay Dios mio!, ¡Dios mío!, llévame en un frescor, acaba con mi pena y con este fragor. Si utilizar pudieras mi cuerpo de desecho no te pidiera nunca mi final cual derecho, pero sabes que nada de mí podrás sacar pues ni al perro, ni al gato yo me puedo igualar, ni a la liebre o la rata, ni al más triste mosquito ni al gusano, al tritón o a otro anfibio cualquiera de color exquisito … ¡Pobre Tortuga! Exigua por tu párpado reseco resbaló una lágrima en caída hacia un fin que no halló pues, antes de hundirse en el arenoso suelo, el fuego que no cesa, en vapor, la izó al cielo. ¡Ay Tortuga! No cierres tus ojitos ni al desánimo llames, que tras lágrima y llanto no siempre que haber tendrá quebranto, y escucha, tonta, escucha, esa música hermosa que no podrás callar, ni opacar, ni esconder, ni apagar, ni aplacar, y mira, tonta, mira un distinto horizonte, tu cabeza cual quilla como la de Caronte … No la bruma gris de ayer y de anteayer, no el tormento de un día y de otro y otro más ¡qué huraño y lastimoso ha sido su caer!, no el brillo vaporoso sobre el confín del mundo, no el halo misterioso, silencioso y profundo … ¡No! Un fulgor en cambio, un destello, un vuelo de gaviotas y ese maravilloso olor, sobre de tu cabeza es el aire salobre, y brisa hay, y viento, y un resplandor de cobre, y hay un golpe de alivio en el calor, y hay un vuelo, ¡sí es cierto! del sopor … en fin Tortuga … ¡El mar!

Aligerar quiso Tortuga su paso exhausto, más tan cansado era que no pudo volverlo ni ligero ni fausto. Llegó sin embargo, y llegó como pudo, y llegando no acertó a contener su asombro mudo. Al perro vio, mojado lo vio, tiritando lo vio, empapado lo vio … un fracaso vio. Y a la gata vio, mojada la vio, tiritando la vio, empapada la vio… un fracaso vio. Y a la liebre vio, mojada la vio, tiritando la vio, empapada la vio … un fracaso vio … Tanta fue su sorpresa y tanta su costumbre de andar fue que ni a saludarlos se detuvo el pie mientras, girando la cabeza para mejor mirar, sin darse cuenta y sin pedir permiso, entero al cuerpo, el pie, arrastró hacia el agua de improviso. ¡El agua! Un susto primero, un susto chiquito que aunque susto fue también fue muy fresquito, y luego deshacerse y hacerse el suelo parecía bajo el torturado pie curado de alegría! Y aconteció también un alzarse y un bajarse, en súbito y feliz, grandioso navegar hasta el hartarse y, de pronto, nadando estaba, ¡Tortuga dichosa! ¡Ay! ¡Y nadando era ella hermosa, sin pena, sin aflicción … nadando era la viva imagen de una diosa! Ola arriba, ola abajo, risas van, risas vienen, tortuga feliz, fresco vientre volando sobre el azul, inmenso tamiz, patas buceadoras que surcos, como quillas, abren en la mar en brillo y maravilla … ¡Tortuga de asombro! Quién decir hubiera que surcar la mar ahora pudiera con tanto esplendor, Tortuga extasiada morirse quisiera en este fulgor. Perro, mira, Perro – dice la Tortuga – mira. Mira Gata, mira, Liebre, todos, venid, venid conmigo, tenéis que abandonar esos lodos … ¿Probar? Prueba tú Tortuga que de tanto probar mucho es ya el empacho … mejor fuera, pensamos, volvernos ahora y dejarle a otro este zafio despacho … Mas no escucha Tortuga, nada escucha, la música del mar es ya su única lucha, salado es ahora el singular sabor, salado de la mar, no ya de su sudor. Tortuga enfebrecida, Tortuga agradecida, Tortuga que no cabe en sí de gozo, Tortuga que al fin ve la luz fuera del pozo. Tortuga navegando es tortuga feliz, y en su dicha recuerda tiempos de otro cariz, y humilde, el animal, rezando da las gracias a quien trató tan mal: ¡Ay Dios mío!, ¡Ay Dios loco! Soy vergüenza y rubor bajo del foco, perdón quiero pedirte por todo mi dudar, mecerme ahora ya puedo sobre la dulce mar, ¡y darte muchas gracias, gracias por ser Tortuga, en esta hora en que alumbras mi corazón en fuga!

https://i1.wp.com/www.ojodigital.com/foro/attachments/el-mar-1-al-20-de-agosto-2010/86740d1281762998-dios-nos-habla-traves-del-mar-mar-hablando.jpg