ESCUELA DE MARKETING

https://i1.wp.com/www.larazon.com.ar/actualidad/PROSTITUTAS-DEBERAN-SEGUIR-HACIENDO-CALLE_IECIMA20120822_0053_14.jpg

ESCUELA DE MARKETING

¡Qué tristes son las putas!

¡Qué tristes son las putas sentadas en sus sillas

de plástico de IKEA!

¡Qué triste es ésa misma, ésa que va y que viene

cloqueando sus tacones al

mismo ritmo desarmado de su culo

que mece y que menea!

¡Qué tristes son!

El sol dora sus pieles, sus ropas de colores,

sus pechos enfundados en altísimos fulgores,

sus piernas, tan brillantes, de aceite de Nenuco,

¿A qué olerán las putas en sus cuartitos de estuco?

Y mientras yo … Que miro.

Miro con disimulo,

y miro con vergüenza,

una vergüenza agría

que es por tener vergüenza …

¡Que ganas de abrir tengo mi boca de cuestiones!

¡Que ganas de extraerles de su boca sin beso

tantos cientos, o miles, millares de razones!

¿Cómo llegaste -diría – a tu sillita de IKEA?

¿Cómo acabaron tus nalgas sobre un signo escandinavo ?

¿Cómo tus muslos morenos sobre estos poliestirenos

que a los confines del mar

del Norte fueron hurtados?

¿A quién tanto tú le debes?

¿A quién le temes que al sol año tras año floreces,

quién sabe por qué argumentos,

quién sabe por qué sandeces?

¿Fue por amor?, ¿Fue por dinero?

¿Fue vocación?, ¿Fue algo rastrero?

¡No sabes nada del mundo!

¿Es que no hay en esta urbe escuelas

de marketing para putas?

¡Eso es lo que hace falta!

Es por eso  que el asfalto

te devuelve radiaciones sobre

tobillos y piernas y

te lame los tacones.

¡Eso es lo que no sabes!

Por eso manos sin brillo

se posan sobre tu cuerpo y

recorren los rincones

como si hicieran ganchillo

y derraman presurosos

un gozo que no les cabe

y dejan marcas y roces

con sus pellizcos de ave …

¿Dónde dejaste el valor de tus senos de botones?

¿Por qué lo que otros esconden tú lo muestras sin pasiones?

¿Te falta un escaparate?

¿Quieres una tienda entera

donde pulir tus perfiles

hasta parecer de cera?

¿Por qué no te escondes puta?

¡Más te valiera!

¿No sabes que para el hombre

lo que la mano alcanzara

por eso mismo ya vale

mucho menos que su nombre?

¡Huye puta!, ¡Huye!

Escóndete en los balcones,

en las tazas de café,

sube tu precio por nada,

tan solamente por fe,

baja de las puyas rojas

y huye con el pie descalzo.

¡Cada brizna que te claves aumenta tu valor tanto …!

¿Es que fue acaso eso, puta?

¿No tienes señal de vida?

¿Es que no tienes acaso

brecha, ni llanto, ni herida?

¿Es que no existe en tu cuerpo

marca por haber sufrido

que te acredite a pedir recompensa y recorrido?

Pues sufre puta. Sufre.

Y luego sube tu precio.

Que para quien nada deja a la vida

bajo las aguas cual pecio,

mayor valor por encima

de cero pedir … es necio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s