AHORRAR LAVANDO LA ROPA

En este mundo nuestro parece que si uno no lava la ropa con dieciocho productos químicos súper fuertes y súper caros, y en una lavadora último modelo que de vueltas como si no hubiera mañana y que gaste unos sesenta litros de agua con cada lavado, la ropa no va a estar a la altura de los olfatos modernos. Pero os diré una cosa: el sudor no huele.

En serio tía, te lo juro por los rizos de Bisbal …

https://i1.wp.com/24.media.tumblr.com/tumblr_lg41earzbI1qfvdd4o1_400.jpg

Pues sí, creedlo. Lo que huele mal no es el sudor. Son las bacterias que se encuentran en el sudor, que pasan a la ropa y van realizando algún tipo de proceso de fermentación que … apesta.

Por lo tanto, si nos cargamos las bacterias se debería acabar el mal olor … Pues bueno, nada más fácil, lo único que hay que hacer es hervir la ropa y las altas temperaturas terminarán con las bacterias que provocan la peste …

Tengo una anécdota al respecto de este tema …

¡Qué pelota!, ¡Espera que la cuente hombre! Bueno, Hace unos ocho años o así, me cansé de mi coche y decidí ir a trabajar en bicicleta. Vivo en Tenerife, donde todo es subida o bajada y, para más inri, mi trabajo es a domicilio, de modo que en cada desplazamiento sudaba bastante. Mi sistema para no llegar apestando a cada casa consistió en quitarme la camiseta en cuanto llegaba a mi destino, limpiarme enseguida con una toalla y ponerme una camiseta limpia. Pues bien, en ese tiempo os juro que ni una noche llegué a casa atufando. Para corroborarlo ya estaba ahí el olfato de Nelvis, que a quisquillosa con los olores no tiene parangón … El primer extrañado fui yo, así que me puse a investigar el por qué de tan sorprendente buena suerte.

El motivo, como os he dicho, es que el sudor sólo huele mal si las bacterias que se hallan en él realizan algún tipo de fermentación. Como me quitaba las camisetas y me limpiaba enseguida, no había ninguna fermentación sobre mi cuerpo que provocara mal olor. Con una maniobra tan sencilla lograba eliminar de mí la pestilencia. Eso sí, a las camisetas había que echarlas a lavar aparte porque en ellas sí que se encontraban las dichosas bacterias y cuando llegaba a casa, por la noche, después de haber pasado la mayor parte del día en una bolsa sin ventilación, aquello olía como si  …

http://elmundoenfotos.files.wordpress.com/2010/08/desinfeccion.jpg

… Ya os imagináis. El problema entonces no es el sudor, sino que el sudor se impregne en el tejido de la ropa y ahí se produzca la acción de las bacterias y, por lo tanto, la solución consiste en matar a las bacterias que se han quedado entre las fibras del tejido de la ropa.

Mi experiencia con este asunto ha tomado dos fases. En la primera simplemente intenté cambiar la lavadora por el lavado tradicional a mano …

https://pollitoandco.files.wordpress.com/2014/04/62790-lavadora-eh.jpg

El resultado no fue muy satisfactorio por varias razones:

1. Cansa. No, no, en serio, no me habéis entendido: CAAAAAAAANSAAAAAAA. Es una tarea pesadísima: primero hay que enjabonar sobre una tabla o en la piedra de lavar, después hay que enjuagar, quitar el agua y volver a llenar el recipiente, y enjuagar, y enjuagar y enjuagar … hasta que ya no haya jabón en las fibras de tejido, y luego hay que tender la ropa enseguida. Acababa molido.

2. No se ahorra agua: Con cada lavado gastaba unos veinte o treinta litros de agua, y  me veía obligado a lavar todos los días para ir al mismo ritmo que la lavadora … y aún así los fines de semana siempre acababa poniéndola.

3. El agua que se obtiene del lavado no se puede usar para nada y, igual que pasa con la lavadora, simplemente se desecha.

Ahora estoy en la segunda fase: hiervo la ropa.

lo he sacado de aquí

Je, je … me la quito primero, claro … De momento la cosa parece que funciona muy bien:

1. Se usa menos agua: Hiervo la ropa usada al día siguiente de utilizarla, y cada día gasto unos dos litros, como mucho. Eso hace un total de 14 litros a la semana. Si hacemos una comparación con lo que se gasta con la lavadora … veamos … sería así: En casa se ponen tres lavadoras cada fin de semana, lo que supone unos 180 litros de agua. Si quisiera hervir la ropa de toda la familia (somos tres), calculo que eso me llevaría unos seis litros al día, lo que sería un gasto total de 42 litros … O sea, que me ahorraría casi 138 litros, o lo que es lo mismo, dos lavadoras.

¡Está bien hombre!… Fíjate que dos lavadoras menos a la semana son ocho lavadoras menos al mes, es decir, 96 lavadoras menos al año …

2. No uso detergente: Al principio usaba sólo un poco de jabón, pero muy poco porque si no había que enjuagar y entonces se disparaba el consumo de agua, pero luego lo deseché por completo y la cosa sigue funcionando muy bien. En realidad no hace falta, porque como hemos dicho lo que importa es que el calor mate los microbios.

Con la práctica he ido aprendiendo algunos truquillos que hacen aún si cabe más efectivo este tipo de lavado:

1. Uno de ellos consiste en tender enseguida la ropa, aún caliente y humeante, para que, de ese modo, los microbios que hay en el agua no puedan realizar ningún tipo de acción sobre la ropa.

2. Otro truco es lavar primero la ropa clara o de color. De ese modo, primero se gastan el agua y el gas (o electricidad si tenéis placa vitrocerámica) necesarios para lavar la primera tanda de ropa y luego, para lavar la segunda, se aprovecha la misma agua que además, como ya está caliente, tardará mucho menos en hervir.

Bueno, pues estas son mis experiencias lavando la ropa con agua hirviendo. Dice Nelvis que la ropa lavada así “no huele a nada”, o sea que está limpia, y si ella lo dice debe ser verdad …

Chao.

 

AHORRAR DINERO EN LA LUZ Y EN LA FACTURA DEL ADSL (II)

Hola.

Siguiendo con mi plan de ahorrar dinero en la carga del portátil y de utilizar sólo conexiones a internet públicas, hoy estoy probando la biblioteca conocida popularmente como “Casa de la cultura”, que en realidad se llama Biblioteca pública del Estado de Santa Cruz de Tenerife.

contenido12899

Esta biblioteca a mi me mola mucho, porque me unen fuertes lazos sentimentales a ella … Mi hija Alejandra …

colors_slot11

… je, je … ya te vemos … Se ha pasado media infancia aquí. Primero lanzando los libros por encima de su cabeza y gritando a todo pulmón en los sábados de teatro para niños y luego, ya un poco más mayor, buscando películas, sacando los libros de Harry Potter (lo juro, lo juro sobre la tumba de Cristo que hemos leído la colección entera de Harry Potter sacando los libros de esta biblioteca. Todos excepto el tercero, que nos regalaron, y el séptimo que compré yo nada más lo publicaron porque no me podía aguantar) y últimamente abriendo un poco sus gustos a nuevos autores …

Supéralo niñato …

Además, la biblioteca está prácticamente dentro del maravilloso Parque de la Granja …

PARQUEDELAGRANJAINF

… y eso mola muchísimo.

En cuanto a las cuestiones prácticas, la conexión a internet está muy bien, suele haber puestos libres y enchufes para cargar el portátil, y los puestos son más o menos cómodos. La biblioteca no me queda muy lejos de casa pero el camino de regreso es cuesta arriba. Luego está muy bien la parte de los cómics que es  muy acogedora (mejor que la del TEA) y donde siempre es un placer echar un vistazo a las novedades. Lo peor, tal vez, es que hay menos puestos que en el TEA y en épocas de exámenes debe ser difícil conseguir sitio, creo … y que hay poca intimidad pero vaya … para tener intimidad me quedo en casa y lo pago … digo yo.

Chao.

APROVECHAR EL AGUA QUE SOBRA AL FREGAR LA LOZA

Hace algunos años mi padre hizo una obra más o menos grande en su casa para intentar aprovechar el agua que sobraba de las actividades de limpieza, en su caso la que sobraba después de usar la lavadora: instaló un depósito al que iba el agua (sucia) con el jabón resultante de haber lavado la ropa. Desde ahí esta agua sucia iba a la cisterna del wáter. La idea era fantástica pero … no funcionó. El problema fue que el agua de la cisterna olía muy mal.

https://i0.wp.com/www.kuder.es/wp-content/uploads/2007/01/mal_olor_h.jpg

¡Qué pena! Sin embargo yo, en los últimos días y por pura casualidad, gracias a las nuevas costumbres a las que me enfrento en la casita, he descubierto una forma de aprovechar el agua que sobra al fregar la loza.

Bueno Germán, a mi tampoco pero … ya que hay que hacerlo mejor será hacerlo de buen rollo … ¡digo yo!

Parece que no la he convencido …  El método consiste en separar la losa que está sucia con grasa o productos grasientos de la que sólo está sucia con sustancias que se disuelven en agua, como puede ser por ejemplo, el yogur (Que es lo que estoy fregando yo en la casita) En este segundo caso no hace falta utilizar jabón, ya que el agua disuelve toda la suciedad. Lo único que hay que hacer es enjuagar bien la losa y luego secarla. Ya está. El agua que sobra la utilizo para regar las plantas.

Esta nueva costumbre podría parecer sucia pero no lo es en absoluto. El jabón no es más que una grasa modificada que sirve para atrapar la suciedad de tipo graso y permitir que el agua la arrastre lejos de lo que quiera que estemos limpiando. El jabón con la suciedad de tipo no graso no hace nada de nada … todo lo hace el agua … Si no estáis convencidos podéis echarle un vistazo a este video …

Además, esa agua que sobra y que utilizo para regar está enriquecida con restos de alimentos que seguro que van a hacerle bien a las plantas, ya que no hay aceites ni productos químicos ni nada de eso …

Chao

AHORRAR DINERO EN LUZ Y EN LA FACTURA DEL ADSL

He estado trabajando en la casita y la cosa va tirando. Mientras la termino de arreglar a mi gusto, he decidido que voy a intentar utilizar la red de bibliotecas públicas de mi zona para dos cosas: 1. cargar mi portátil. 2. navegar y realizar todas las labores que requieran conexión a internet. En la casita no voy a tener router ni nada que se le parezca y, como ya he dicho alguna vez, el objetivo es ser lo más independiente posible de todos esos servicios que nos ofrecen y que parecen indispensables: luz, wi-fi, calefacción, y todo eso sin lo que uno piensa que su existencia va a perder todo el sentido …

http://observandoelparaiso.files.wordpress.com/2013/01/biblioteca-del-trinity-college-de-dublc3adn-irlanda.png

Este nuevo hábito que quiero implantar en mi vida me obliga a salir de casa cada día, a eso de las diez, para ir a la biblioteca y regresar sobre las doce o la una del mediodía. Hoy he empezado y me ha resultado bastante coñazo pero, creo que con el tiempo le cogeré el tranquillo y será una fuente de independencia más. El motivo de esta decisión es, por supuesto, económico, pero también es filosófico. Al fin y al cabo, me meto como dos o tres horas conectado muchas veces, haciendo NADA IMPORTANTE y gastando tiempo y recursos que podría utilizar mejor. Si lo pienso bien, sólo  necesito una hora de conexión a la red cada día. Todo lo demás sobra.

https://i0.wp.com/www.vidapixel.com/wp-content/uploads/2011/04/wawis_perder_tiempo_internet_oficina.jpg

Bueno pues de momento estoy conociendo las bibliotecas cercanas a casa. La primera a la que he ido es la biblioteca municipal Federico García Lorca.

Biblioteca Municipal de Ofra

Os cuento mi experiencia. Para empezar, la biblioteca es pequeña pero muy tranquila. Tiene servicio de préstamo y wi-fi. Creo que la gente la usa, más que nada, como sala de estudio. Me queda muy cerca de casa y eso es casi lo mejor de todo.

¿Lo peor? Vamos por partes:

1. Cuando tratas de conectarte al wi-fi se abre un mensaje que te avisa de que tu navegación será monitorizada en todo momento … Eso no me gusta … pero bueno. Lo entiendo.

2. Además, para utilizar el wi-fi hay que pedir una clave en el mostrador. Tampoco me hace mucha gracia, sobre todo porque en otras bibliotecas no es necesario. Pero vaya, por pedirla tampoco se va a caer el mundo.

3. Lo que si me ha hecho casi descartar esta biblioteca para el futuro es que no tiene enchufes donde cargar el ordenador (!)

http://eficientedesign.files.wordpress.com/2011/03/enchufe.jpg

Esta biblioteca no sirve a mis intenciones, y es una pena porque es tranquila y no creo que se llene nunca … ¡Qué le vamos a hacer!

Chao.

PLANES

En estos días no he tenido tiempo de ponerme con la casa de la azotea. Además de eso, el tiempo ha estado muy malo, y trabajar en la azotea bajo la lluvia se me ha hecho muy cuesta arriba … Sin embargo, sí he dedicado muchas horas a reflexionar sobre lo que voy a hacer. Estas son mis ideas por ahora:

1. luz:

Mi objetivo es iluminar la casita sin recurrir a la red eléctrica. Para eso, cuento con un par de inventos y con un chisme que me he comprado en Decathlon y que, por ahora, está funcionando muy bien.

El primer invento es mi lámpara de aceite sin humos ni malos olores. Tiene de bueno que no necesita batería y que es muy barata, pero, por contra, no se puede utilizar si no vas a estar prestándole algo de atención, porque cada cierto tiempo hay que ajustar el cierre del grifo para evitar la salida de humos.

El segundo invento es mi lámpara que se carga con el pedaleo.

Es una muy buena idea, pero su inconveniente principal es que hay que utilizar la bicicleta todos los días para asegurarse que se pueda utilizar, y a mi cada vez me apetece menos montar en bici, la verdad. Estoy trabajando en el diseño de una versión que se cargue mientras se camina. De momento estoy en un proceso inicial del diseño.

Mi nuevo chisme es una lámpara que se carga con el sol. Tiene forma de tabla de surf y su estética es un poco de niña … pero funciona muy bien.

Electronica Linternas y Frontales - Linterna solar SUN SPORTS FRENDO - Linternas

Aunque es un foco, su iluminación es un poco más abierta que la de la lámpara que se carga con la bicicleta, así que he pensado que tal vez con tres o cuatro de éstas pueda sustituir la luz de una bombilla normal. La cantidad de luz siempre será menor que la de una bombilla, pero suficiente para el tipo de vida austera que, se supone, es la que predominará en la casita.

Excepto la lámpara de aceite, me preocupa el tema de las baterías. No me gustan. Preferiría no utilizarlas, pero … de momento es lo que hay.

Por otro lado, la vida en la casita ha de ser muy, muy austera … La mejor estrategia para ahorra luz es usar la luz del sol. Si se hace de noche pues … se sigue mañana. Y ya está.

2. agua.

Voy a establecer una zona de ducha, utilizando el único desagüe que tiene la casita. El método de ducha será el que ya uso en casa, que es realmente barato, aprovecha muy, my bien los recursos y me resulta realmente agradable. Es éste, por si os da curiosidad.

el invento de lejos

La casita no tiene mucha altura, así que habré de sustituir este cubo tan majo por una caja de plástico, a la que acoplaré un grifo, por supuesto. En invierno calentaré el agua con un fogón de gas butano. En verano, la pondré al sol y con eso debería bastar.

Además, quiero hacer un pequeño fregadero, lavamanos … todo en uno, que se pueda quitar y poner. Para ello voy a poner una repisa en alto donde guardaré un par de cajas de plástico medianas, de buena calidad. Estas cajas harán las veces de fregadero. Las ubicaré sobre unas escuadras de esas que se pliegan, bajo un grifo que voy a instalar, pero no voy a poner desagüe a las cajas. En vez de eso la llenaré y tiraré el agua por los sumideros de la azotea. Como se hacía antes, vamos … Cono todo en la casita será muy pequeño, pues no va a resultar un trabajo muy engorroso. Para que os hagáis una idea, he calculado que, como mucho, voy a usar un par de juegos de cubiertos, un par de platos pequeños y un caldero mediano. Así que … espero que sirva.

3. mesa.

Me voy a comprar una mesa plegable que he visto en IKEA. Allí también he comprado una silla plegable. Cuando termine lo guardo todo y ocupará el mínimo espacio.

4. cocinar.

También he pensado comprarme un pequeño fogón que pueda acoplar a una bombona de butano mediana. Aquí, en Santa Cruz, se venden por 10 euros y espero que cada bombona me de para, por lo menos, dos meses … si no más.

Para cocinar utilizaré la mesa plegable. Si el espacio fuera demasiado poco, siempre puedo montar una mesa grande con un tablero sobre un par de caballetes …

5. cargar el portátil.

Ahí si que no me va a quedar más remedio que usar la red eléctrica. De todos modos, he pensado que también podría organizarme para ir a la biblioteca una hora al día. En esa hora podría realizar las tareas que siempre realizo con el portátil, ya sabéis: mirar el correo, escribir, trabajar en el blog … y de paso cargarlo.

Puede ser una solución, a ver si lo consigo …

Bueno pues … ahora no se me ocurre nada más. espero poder poner manos a la obra pronto.

Chao.

BLACK MIRROR

https://i0.wp.com/www.jotdown.es/wp-content/uploads/2012/06/black-mirror.jpg

Lo único que se de black mirror es que es una serie de televisión que tiene un enfoque bastante crítico con la tecnología. No he visto ni un capítulo, aunque supongo que, ahora que me ha picado el gusanillo, intentaré descargarlos de algún lado.

Esta mañana he leído un artículo en El País donde se hablaba de ella. Su autor, un tal Charlie Brooker, comenta en dicho artículo que le parece exagerada la importancia que las tecnologías están tomando en la sociedad y la continua necesidad de socializarlo todo a través de las redes. Literalmente llega a decir que “Somos como niños en un planeta en el que los adultos se han marchado y nos han dejado sin supervisión”.

Desde Pollito & Co suscribimos esta visión del mundo y, como la suscribimos, vamos a hacer dos cosas:

1. Dar una humilde difusión a las ideas de Charlie Brooker.

Y 2. Vamos a hacer algo más que hablar. Vamos a poner en marcha un proyecto cuya finalidad será demostrar que en nuestra sociedad gastamos más tiempo, recursos, esfuerzos y energía  para parecer guays que para simplemente forjar una vida de calidad. ¿Y cómo vamos a llevar a cabo este proyecto?

Pues vamos a adaptar un pequeño espacio para poder vivir en él de la forma más autónoma posible y con el mínimo gasto, y cuando me refiero a mínimo gasto quiero decir gastar como mucho 200 euros al mes (en lo que es realmente necesario para vivir, por supuesto no quedará nada de presupuesto para banalidades, esto es agua, luz, ropa, comida y ocio básicamente).

A continuación, vamos a ir resolviendo los problemas que vayan surgiendo para adaptarse a este modo de vida y poco a poco iremos constatando si es cierta mi creencia de que la sociedad (como si se tratase de una especie de monstruo manipulador) nos va empujando a gastar toda nuestra energía en “pertenecer”, de tal forma que vamos asumiendo una vida cada vez más dependiente y miserable, o bien me equivoco y esta forma mía de pensar es sólo una utópica visión del mundo, más propia de los quince años que de los que tengo ahora, que ya rayan la cuarentena para mi congoja. Porque lo que yo pienso es que tú, yo, cada uno de nosotros en definitiva, deambulamos por la vida sin pensar, siguiendo las tendencias que van surgiendo pero sin pararnos a analizar si realmente estamos forjando una vida buena, una vida que merezca la pena vivir y que nos fortalezca y nos convierta en individuos más independientes, más seguros y más tranquilos y preparados para afrontar el porvenir.

El espacio que voy a utilizar es un pequeño cuarto que hay en mi azotea, que es donde se halla la lavadora. Es éste:

la foto(15)

la foto(16)

la foto(17)

la foto(19)

Ahora mismo está todo tirado. Afuera hay plantadas algunas cosas: lechugas, tomates y habichuelas principalmente. Con el huerto estoy contento porque nos da para las ensaladas de vez en cuando, pero creo que debo optimizarlo para que ocupe menos espacio, ya veremos cómo, y lo de plantar en paquetes de tetrabrik, definitivamente creo que no es buena idea.

El proyecto se llamará DIY: SIMPLE LIFE. Cuando haga progresos en él los iré colgando y los etiquetaré dentro de una categoría del blog que tendrá el mismo nombre que el proyecto.

Chao.